9 de mayo de 2014

El abuso de las bebidas energéticas


Actualmente, en el mercado encontramos una amplia oferta de bebidas energéticas. Suelen contener estimulantes como cafeína, taurina, ginseng, mate o guaraná (o una combinación de todos ellos). En EEUU su consumo entre los jóvenes se ha triplicado en los últimos años, tanto que la Academia Americana de Pediatría desaconseja su uso en adolescentes por la sobrestimulación que podrían tener en el sistema nervioso.

El origen de este tipo de bebidas es asiático: entre los años 60 y 70 se empezaron a utilizar en algunos países del Extremo Oriente tónicos reconstituyentes a base de taurina y cafeína. Estas bebidas (algunas recetadas como medicamentos) se crearon para momentos de sobresfuerzo, para recuperar el vigor o para permanecer despiertos, pero su consumo recreativo se ha disparado desde finales de los años 90.

En algunos países como Francia, Suecia o Dinamarca la distribución de este tipo de productos está restringida a farmacias.

¿Qué aportan este tipo de bebidas?
  •  Su consumo ocasional sirve para estimular la habilidad mental (gracias a la cafeína, que actúa en los neurotransmisores) y eliminar la sensación de agotamiento. Se ha demostrado que el consumo de 75 mg de cafeína mejora procesos cognitivos relacionados con la atención.
Puedes encontrar estimulantes naturales con cafeína en este enlace: http://www.bcnpharma.com/es/buscar search_query=cafeina&orderby=position&orderway=desc

No se recomienda tomarlas de forma habitual...


  • En sustitución de bebidas hidratantes: la función de las bebidas energéticas es la de recuperar energía, no hidratar el organismo.
  • Muchas de ellas presentan altos niveles de glucosa (proporciona energía, pero no elimina la fatiga sino que inhibe esta sensación) y altos niveles de cafeína (puede llegar a provocar dependencia).
  • Se desaconseja su uso en niños, adolescentes, mujeres embarazadas y lactantes, diabéticos, personas con presión arterial alta y deportistas durante el ejercicio.
  • Nunca se deben mezclar con alcohol: la combinación de una bebida estimulante o energética y una bebida depresiva  puede provocar arritmias cardíacas y crisis de ansiedad.
El principal ingrediente de las bebidas energéticas es la cafeína. ¿Es mala la cafeína? Como hemos visto, el consumo de75 mg de cafeína de forma diaria en adultos (el contenido en una taza de café o dos de té) favorece la agilidad mental. Como siempre, la moderación es lo más importante.

Imágenes cortesía de Stock Photo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...